29 junio 2009

Aquella Noche Como Esta


No recuerdo si aquella noche el viento movía las hojas de los árboles cercanos o por el contrario una calma tremenda se había apoderado del silencio mas aterrador. No tengo demasiado fresco en la memoria si sentí el calor propio del momento, de la estación en la que estábamos, o si por no sentir mi termostato se había paralizado momentáneamente.

Todo indefinido, todo impreciso, tanto que hasta daba miedo el simple pasar de las horas, aterraba el singular sonido a silencio que la noche tiene en ocasiones.

Y es que la noche emite sonidos característicos según la percibamos, según resulte la impresión que sobre un hecho tangible captemos a través de los sentidos.

Es llamativo como los hechos reales se difuminan en el tiempo, creo yo con el fin de no deteriorar demasiado a quien recuerda siempre, se desdibujan algunas situaciones haciéndose casi borrosas como medida sanadora con una exclusiva finalidad servir de terapia contra las congojas que SI cien años duran.

Y ya solo nos quedan noventa y ocho, dos años han volado entre la incredulidad y el rechazo a aceptar la realidad, entre el enfado sobrenatural y la restauración obligada del alma.
Pero debo ser algo lenta de reacciones porque no puedo olvidaros ni un instante, necia es la palabra ya que sé que no quiero sacaros del lugar que siempre ocupasteis.
Aparecen de nuevo mis ausencias saliendo del armario en el que las guardo, se hacen presentes revivo algunos momentos tristes y otros no tanto y luego me repito que la vida sigue a pesar de ellas, recapitulo cuando toca como hoy y sigo el camino como puedo.

5 comentarios:

Jeanne dijo...

===========
Esto que leéis no es tristeza, es un batiburrillo de añoranza, rabia, y sobre todo una mirada hacia el otro lado de mi existencia...
===========

Ya ha pasado un año desde que escribiste ésto y tu post de hoy, publicado pero 100% anónimo creo que es una continuación de aquello que se queda en tu jardin privado.

Sea lo que fuere, el tiempo siempre lo cura todo.

¿A que si?

Un abrazo fuerte-

J.

Avellaneda dijo...

Te leo e intento ponerme en tu lugar sin ser posible, solo por acompañarte un ratito, no sirve de mucho pero quiero que sepas que al recordarlas y presentarlas a nosotros, las haces más presentes y te ayuda a levantarte y seguir andando
Un besazo enorme muchísimo ánimo guapa

SIB dijo...

Os agradezco no sabeis cuánto, que seais en este momento "complicado" ese hombro amigo que además de empañar la situación, es capaz de empujar una vez más hacía delante...
Jeanne: efectivamente los días marcados se repiten año tras año y puede que el tiempo todo lo mejore o por lo menos haga que nos acostumbremos simplemente a que la vida tiene estos hachazos para los que evidentemente jamás estamos preparados...
Mi jardín privado en ocasiones deja de serlo porque me siento muy bien compartiéndolo con personas como vosotras...

Avellaneda: tu compañia sabes que tiene muchisimo valor para mi desde el inicio de todo este lio siempre ha habido un "entente cordiale y perfecto" entre nosotras, por eso aunque no podamos ponernos en la piel de la otra intuimos, descodificamos con rapidez el asunto y estamos que al fin y al cabo es lo fundamental.
Me levantaré estate segura, pero de vez en cuando me permito estos momentos de añoranza y clamor...
Un beso enorme a las dos

raindrop dijo...

Tal y como lo describes, hay momentos en que parece que se hace el silencio más absoluto, de palabras e incluso de sensaciones. Revives otra vez un instante que, aunque se reelabora, no acaba de perder su irreversibilidad. Dicen que el tiempo llega a amortiguar la pena terrible, pero mientras tanto sigue el silencio.
Espero que, aun en ese silencio, puedas sentir el abrazo que te doy y las palabras de cariño que te envío.
Cuídate mucho, amiga.

besos

mas de mi que de... lirio dijo...

Sib, como entonces y como siempre mi alma te acompaña y acuna en un querer que tu sabes...
Yo estoy, no lo olvides.

Te quiero y te dejo mis besos.