18 junio 2008

¡Ay Mísera de tí, Ay Infelice!

...apurar cielos pretendo, ya que me tratáis así, qué delito cometí contra vosotros naciendo....

No es que me sienta presa de un irremediable y repentino ataque nostálgico que me pille de imprevisto, ni mucho menos, tampoco tengo muchas necesidades principalísimas en mi vida, excusando las lógicas-necesarias, pero entre ellas no se hayan las de reencontrarme con un pasado non grato para mi...

Ni te echo ni te he echado de menos, ni siquiera el recuerdo guarda muchos idems de tu persona, haberlos haylos...pero de manera difusa como no queriendo hacer aparición por si las moscas, hay un cierto "yuyu", para que negarlo, cuando en un giro caprichoso del planeta aparecen algunos de tus vestigios...

Pocas o ninguna de tus reliquias permanecen en mi entorno, y si alguna queda estará escondida sin yo saberlo, pero tranquila, cuando dé con ella va a sufrir un viaje inmediato a la cadena del reciclaje, eso sé te gustará... tú y tus ideales a "viva voce" pero "non destrezza"...

Pero hoy es un día importante para mis entretelas del alma, de una pequeña batalla contra el orgullo, contra tú orgullo, he salido vencedora e ilesa, y poniendo al menos una cosa en su sitio de dónde jamás debió salir, ¡¡ menudo porvenir le esperaba en tus manos ¡¡

Y ya ves?, no todo van a ser jarronazos de agua fría sobre tu cabeza,y como Silvio Rodriguez "te doy una canción y hago un discurso"..., que igual recuerdas o no, quién sabe la memoria como el cariño es frágil... En otros momentos fue como un estandarte entre nosotras, pero puede que nos traicionara la vida o tu ambición...
Con mis mejores deseos...

P.D.: Para los que me leéis habitualmente, no creáis que me he vuelto loca, pero cuando la amistad se convierte en traición, hay que salvarse el pellejo y estoy en camino de ello...

4 comentarios:

Jeanne dijo...

Como se suele decir, escribiendo uno saca lo que lleva dentro y así se libra de ello.

Ahora te sientes herida
luego llegará el olvido
y no habrá más dolor
respira hondo
una vez
ummmmmmmmmmm
otra
ummmmmmmmmmmmmmm
ya está :-)

SIB dijo...

Qué razón tienes Jeanne¡¡ de vez en cuando necesitamos escupir con fuerza lo que llevamos muy dentro, para sentirnos más ligeros....
Respiro hondo, muy hondo porque en la amistad como en todo también hay habilidosos maestros de la mentira.... Y con ello tenemos que contar.
Y sabes qué? una menos...eso si es un alivio.
Besos

raindrop dijo...

Las traiciones sientan fatal. Se rompe uno de los lazos más valiosos y extraordinarios que pueden existir entre dos personas: la confianza.
Lo siento...
Espero que haber escrito de ello te haya aliviado un poquito (que falta hace, ¿no?)

un beso, amiga

jabel dijo...

La traición de un ser querido o cercano es muy dolorosa porque traiciona sentimientos.
Ánimo y rodeate ahora de tus mejores seres queridos y amigos. Para eso están.
Besos.