15 enero 2008

Felices Quince ...


Ayer mi hija Cristina cumplió 15 años...

Posiblemente tenga una importancia relativa cumplir esta edad hoy en día antes si era una edad importante, pero es como dar un paso hacia adelante firme y directo. Nada ha cambiado de ayer a hoy evidentemente, pero me apasiona verla crecer, y sobre todo crecer bien física y mentalmente....

Seguramente ahora entenderá muchas cosas que antes eran casi inexplicables para ella, y es que la edad como la sabiduría es un peldaño arriba, descubrir el mundo y sus triquiñuelas empiezan a ser ese misterio hasta ahora protegido y vano, para convertirse en una aventura emocionante.

Me gusta verlas crecer, favorece mi relación con ellas y egoistamente empieza a darme un cierto aire de tranquilidad...

Una de mis cómplices ayer se hizo un poco más mayor, y yo desde aquí y con vosotros le deseo que sea siempre como hasta ahora...

6 comentarios:

El Instigador dijo...

Felicidades para tu hija. La imagino lozana y guapa, en ese estado de la vida en que ha dejado de preguntarte todo y está empezando con los sentimientos, primeros amores platónicos y todo ese mundo excitante de los quince. Lo bueno de eso, es que sigue siendo tu cómplice. Que sea por muchos años.

Un beso.

Bohemia dijo...

15 es una edad preciosa, es una cifra mágica, un número hermoso, la niña bonita que cumple 15. Felicitaciones para ella y cariños de mi para ti...

BSS

Candela dijo...

Me alegro por ella y me alegro por ti. Por ella porque esta en esa edad en la que la magia se hace palpable, por ti porque la ves crecer sana, alegre y feliz.

Un abrazo para las dos.

Con cariño

SIB dijo...

Una de las mejores edades...hay muchas y muy buenas por cierto¡¡
Gracias a todos, es un gusto teneros tan cerca
Un beso

kukilin dijo...

Quince años. ¿Quien volviera a tenerlos no?
Muchas felicidades para tu hija y también para vos.

raindrop dijo...

Muchas felicidades (aunque llego un poquito tarde...)

Escribió Khalil Gibrán en 'El profeta':
"Sois el arco desde el que vuestros hijos son disparados como flechas vivientes hacia lo lejos".
Hay momentos en que se siente que la tensión de la cuerda del arco está casi a punto para el lanzamiento. Qué bueno es comprobar cómo los hijos se convierten en personas capaces de crear su propio destino.

besos